Etiquetas

jueves, 16 de diciembre de 2010

Cómo duele el dolor...

Cómo duele el dolor cuando se ensaña
En la inocencia virginal de un niño
Le has arrancado cruel de mi cariño
Me has roto el corazón con rabia y saña

Qué buscas miserable y egoísta
Qué locura en tu mente hizo su nido
Qué te ha hecho concebir tal desatino
En nombre de tu credo feminista.

No eres la dueña, no, de su alma pura
No mancilles el nombre más sagrado
Pues de tu dignidad has renegado
Arrastrando vilmente tu locura.

Reniego del cariño que te dimos
Reniego del cariño que te dieron
Como a la sexta hermana te acogieron
Como a la octava hija te acogimos

Traicionaste la fe que en ti pusimos
Te dejaste cegar por la codicia
Tu alocada cabeza, tu estulticia
Así nos paga a cuantos te quisimos.

Mas qué importa el dolor que ya has causado
La ingratitud es fruto de almas ruines
Tienes tus objetivos y tus fines
Todo está a tu medida programado.

Liberadas, modernas, progres… ¡basta!
Vuestros malditos “ismos” progresistas
Ocultan viejas lacras egoístas
Dignidad, igualdad… mentira, ¡¡pasta!!

Y en tanto satisfaces tu ego necio
En tanto que programas tu futuro
Te olvidas que hay un niño limpio y puro
Al que tu indignidad ha puesto precio.

Yo en su nombre reclamo, pido, exijo
Que no nos prives más de su cariño
Queremos abrazar a nuestro niño
No es tu gran inversión, es solo un hijo.