Etiquetas

martes, 25 de enero de 2011

A salvo del olvido



Cuando todo parece que se ha ido
y hasta el amor que se llamaba eterno
padece los rigores del invierno,
queda en la piel el beso recibido

encriptado, tatuado y esculpido.
Cuando el silencio es solo frío interno
y el amor pasa a ser solo fraterno,
queda ternura a salvo del olvido.

Donde hubo fuego, si hoy tu ves cenizas
que cubren los rescoldos del pasado,
atrévete a soplar que son huidizas.

Puedes haber tu amor recuperado,
puedes gozar de nuevo lo que ha sido,
aún queda amor a salvo del olvido

Madrigal