Etiquetas

jueves, 2 de diciembre de 2010

Me faltan las palabras





Me faltan las palabras y me sobra deseo
Me falta tu presencia, tu calor y tus besos
Me sobran los preámbulos que ya hubo mucho de eso
me falta la mesura de ese término medio
de apostar de farol y no jugarse el resto
me sobran ilusiones. Me falta... pisar suelo.

A la porra prejuicios, tabúes y conceptos.
Cuando hablan los sentidos siempre nos sobra el resto.

No vengan los prudentes a decir que fue un sueño.
Aún conservo en mis manos el calor de tu cuerpo
Aún mantiene mi boca la acidez de tu fuego
y el aroma sagrado del más sagrado templo
se ha metido en mi piel por los poros abiertos.
Escucho los sonidos vibrantes del deseo
la llamada angustiosa a llegar más adentro
el abrazo infinito de mi tierra a tu cielo.
La explosión lujuriosa que precede al jadeo
cuando ya solo queda hundirse entre tus pechos
y decirles muy quedo lo mucho que te quiero
y que esperen gozosos nuestro próximo encuentro.


Madrigal